Exadministrador cameral rechaza alegaciones de “Tatito” Hernández sobre desbarajuste fiscal

1608490151_tatito-6d74352aca38902da3f4abfe4016c3dc-1200x800.jpg



El pasado administrador de la Cámara de Representantes, Moisés Cortés, le salió al paso a expresiones que hiciera el nuevo presidente del cuerpo, el popular Rafael “Tatito” Hernández, quien aseguró, entre otras cosas, que fue necesario solicitar al Departamento de Hacienda un adelanto para comenzar a cumplir con los pagos de “deudas viejas”, que ascienden a $1.9 millones.

Según Cortés, no hay motivo para que la Cámara baja enfrente una cuantía tan elevada en cuentas por pagar, toda vez que una firma de contabilidad certificó que en la primera mitad del año fiscal corriente el gasto se mantuvo dentro del 50% del presupuesto operacional asignado. Cortés subrayó que los cuerpos legislativos no están legalmente sujetos a esa restricción, pero que se implementó como un ejercicio de “sana administración”.

“Conociendo al señor Hernández durante estos cuatro años, que sé que es una persona totalmente seria, yo debo suponer que deben ser datos que le está preguntando un grupo de asesores o consultores que entendemos han estado estos días reunidos, buscando cuál es la situación actual de la Cámara, y son datos que le están llevando a él incorrectamente. Muy claro está en un informe que revisó la firma Díaz Martínez, en la que ellos certifican que la Cámara de Representantes, entre julio a diciembre, cumplió con los parámetros de tener un 50% del gasto del presupuesto asignado”, sostuvo Cortés, al indicar que únicamente gastos no recurrentes, como el pago del bono de Navidad, no estuvieron sujetos al límite de 50%.

El exadministrador mencionó que es posible que en los libros aparezcan cuentas por pagar por concepto de balances de licencias de enfermedad o vacaciones de empleados, pero negó que esas liquidaciones pendientes pudieran representar una cantidad de dinero sustancial.

Por otro lado, Cortés recordó que el pago de utilidades como el servicio eléctrico queda en manos de la Superintendencia del Capitolio, dependencia que en el pasado cuatrienio estuvo bajo la jurisdicción del Senado.

En su participación en el podcast del exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, Hernández, señaló que la Superintendencia no pagó un solo centavo a la Autoridad de Energía Eléctrica en los últimos cuatro años, acumulando una deuda de $2.5 millones.

Sobre el manejo fiscal de la Cámara de Representantes bajo la presidencia de Carlos“Johnny” Méndez, Hernández señaló que “la irresponsabilidad administrativa de estos cuatro años ha sido sin precedente”.

Cortés sí reconoció los problemas que habían trascendido en los pasados dos años fiscales respecto a la falta de fondos para cumplir con los pagos a los contratistas camerales, pero atribuyó las dificultades a la retención del 2.5% del presupuesto mensual ordenada por la Junta de Control Fiscal.

“Había un problema de ‘cash’ porque no llegaba ese 2.5% mensual porque lo retenía OGP (Oficina de Gerencia y Presupuesto). Se le explicó a la Junta de Supervisión Fiscal y autorizó el desembolso del mismo para que entonces la Oficina de Finanzas pudiese desembolsar esos pagos pendientes”, dijo Cortés, quien opinó que la rama legislativa, al igual que la rama judicial, debería estar excluida de ese tipo de retenciones.



Share this post

scroll to top