Opinión de Jesús Manuel Ortiz: Acepto el reto

4c145ff62f6c4ac3-486df846f003bb22a6a5935933b9fc94-1200x800.jpg



Los resultados del convulso proceso electoral que aún no termina llevan un claro mensaje a los que de una forma u otra participamos activamente en el mismo. La decisión del soberano nos coloca ante un nuevo panorama político donde reina la diversidad y la necesidad de dialogo se hace protagonista. El mejor ejemplo de ese nuevo paradigma está en la asamblea legislativa que iniciará sus trabajos en enero próximo con una composición histórica, producto del mandato electoral. Una de las pocas cosas que desde ya están claras es que la conveniencia de tener una mayoría absoluta que le permita a cualquier partido manejar los trabajos a su antojo es cosa del pasado. Esa realidad, lejos de causarnos miedo o preocupación, debe llenarnos de optimismo y esperanza para viabilizar una nueva clase política. La histórica composición legislativa que resultó de esta elección tiene que ser el motor para que aprendamos a sacar lo mejor de cada discusión legislativa e incluir distintos puntos de vista en aras de lograr la mejor legislación posible. Nadie saldrá 100% satisfecho en este proceso; con eso tendremos todos que lidiar pues al final del camino el resultado será el producto de la participación plena de todos los sectores representados. De lo que se tratan los resultados de esta elección es del nacimiento de una nueva forma de hacer política en Puerto Rico que representa una gran oportunidad de hacer las cosas de manera distinta.

Desde que comenzó este ciclo electoral he estado predicando en las cuatro esquinas de nuestra Isla sobre la necesidad de darle paso a una nueva generación de líderes que vengan a trabajar por Puerto Rico. Ese reclamo, que nace del más claro convencimiento de que llegó el momento de una transición de liderato en mi partido y en mi país, va mano a mano con el mandato electoral que reclama a la vez un cambio de actitudes en la clase política puertorriqueña. Celebremos porque la época de la aplanadora ha sido enterrada por cientos de miles de electores que reclaman madurez, solidaridad, honestidad y trabajo duro de sus lideres. Yo acepto con entusiasmo ese mandato.



Share this post

scroll to top