En Boston, Nueva York y Puerto Rico: protestan por contrato de LUMA Energy con la AEE

nyluma1-936004b69ad6682214528f5c0fea0398-1200x800.jpg



La Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) se manifestó esta semana desde la oficina central de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en Santurce, así como en otros municipios de la Isla, mientras líderes y aliados laborales, ambientales y comunitarios se manifestaron en la ciudad de Nueva York y en el Government Center en Boston, todos en contra del contrato de AEE con Luma Energy.

“Puerto Rico no se vende, estamos aquí en apoyo a la UTIER. La electricidad va a subir inmediatamente con este contrato. LUMA, no tiene garantía de estar listos para manejar una catástrofe en PR. Hemos visto en muchos desastres como FEMA solo ha apoyado a estas corporaciones fantasmas que tienen el único interés de explotar a la gente de Puerto Rico y tomar provecho del dinero para beneficiar los bolsillos de los multimillonarios”, expresó Jorge Díaz, miembro de Agitarte desde la movilización en Boston mediante declaraciones escritas.

“El contrato de unos 15 años, por la cantidad de 1.5 mil millones de dólares a razón de aproximadamente 136 millones de dólares al año, retrasaría el objetivo de Puerto Rico de reducir el consumo de combustibles fósiles y crear una infraestructura energética sostenible y resistente tal cual se estableció en 2019, cuando se aprobó la Ley 17”, añadió.

“Es importante que se enfatice que este contrato significa una gran pérdida en contribuciones federales. No hay efecto multiplicador en la economía de P.R. – es un gran negocio de lucro a partir de la crisis”, añadió Ruth Santiago de la coalición Queremos Sol.

Mencionó que el reclamo surge con el fin de la cancelación del contrato que tendría la facultad de proponer cambios tarifarios y que privatizará la red energética de la Isla.

“Va a aumentar las tarifas, va a crear un monopolio privado, no va a haber inversión en lo absoluto del privatizador -y eso está bien claro en el contrato-, y el país le va a reembolsar todo el gasto a esta compañía.”, dijo  Ángel Figueroa Jaramillo, portavoz de la UTIER.

“La privatización de nuestro sistema eléctrico será costosa y arriesgada para todos aquellos que dependen de la AEE para la electricidad. Hemos estado luchando por una transición a un sistema de generación de energía justo y sostenible que sea resistente en caso de futuros huracanes o terremotos”. El contrato entre la AEE y LUMA solo perpetúa el sistema de generación de energía centralizada, frágil y dependiente de combustibles fósiles”, dijo Ramón Cruz, presidente nacional del Sierra Club en la manifestación desde 59 Maiden Lane, frente a las oficinas de Quanta Services.

Mencionó que, más allá de los 138 millones de dólares que recibiría LUMA, una nueva investigación reveló que el gobierno de la isla no siguió la supervisión adecuada ni examinó el impacto ambiental cuando emitió el contrato, el primer gran proyecto de generación de energía desde el huracán María. LUMA también tendría acceso a los 18 mil millones de dólares en fondos federales que FEMA asignó para la reconstrucción del sistema de energía.

“Seamos claros, la privatización es una de las herramientas utilizadas en la represión sindical. La privatización del sistema energético nacional de Puerto Rico no solo está relacionada con PROMESA y todas las medidas de austeridad impuestas por la JUNTA, sino que es una continuación de una relación colonial de larga data entre los Estados Unidos y Puerto Rico. Precisamente por estas razones, debemos continuar siendo solidarios con nuestras hermanas y hermanos en el movimiento obrero puertorriqueño, la sociedad civil y toda nuestra familia, amigos y seres queridos que tenemos allí. Es sólo a través de este frente unido y solidario que veremos un día más brillante para el Archipiélago de Puerto Rico. La alternativa es desmesurada y nunca debe tolerarse”, dijo Eddie Rosario, presidente del Capítulo de Nueva York del Consejo Laboral para el Avance Latinoamericano.

Una coalición de grupos en Puerto Rico llamada Queremos SOL tiene una propuesta para lograr el 50 por ciento de la generación de energía renovable para 2035 y el 100 por ciento para 2050. La coalición propone que los fondos del gobierno y de FEMA sean utilizados para apoyar esta propuesta y no un contrato para construir otro combustible vulnerable ante un evento de clima extremo o evento sísmico tal como sucede con el gas natural que acapara el 43 por ciento de la generación de energía en la Isla.

Queremos Sol es una visión energética que se define como sistema social y material, sostenible, resiliente e innovador,  fundamentado en energía renovable limpia, de generación distribuida y recursos endógenos.





Source link

Share this post

scroll to top