Opinión de Jesus Manuel Ortiz: Abandonaron a nuestros viejos

jmo-c24c805701e07dab18333f4ba743278c-1200x800.jpg




Lea la columna de opinión del representante del Partido Popular Democrático

Algunas veces no es necesario ver la película completa, pues los primeros minutos te dan una idea bastante clara de cómo va a terminar. Ese es el caso de la atención del gobierno a los hogares de cuido prolongado de adultos mayores. Es de todos conocido que esta población es la más propensa a sufrir complicaciones serias, incluso mortales, con el COVID-19. Ante esa realidad, el pasado 19 de abril la gobernadora Wanda Vázquez anunció que, a partir de esa fecha, se realizarán pruebas de COVID-19 en hogares de ancianos (instituciones, égidas y hogares) a través de la isla, tanto a sus residentes como a empleados. En esa ocasión la gobernadora prometió pruebas para cerca de 28,000 residentes y 9,000 empleados en 1,000 facilidades de cuidado prolongado, para así identificar casos positivos en estos centros y poder atenderlos. Para esos efectos anunciaron que el Departamento de Salud tendría disponible 50,000 pruebas rápidas y que esta iniciativa sería realizada en tres semanas.

Un mes después, el 18 de mayo, según datos suministrados por la Guardia Nacional, sólo se habían hecho 1,192 pruebas a residentes, participantes y empleados de esas instituciones. Esto refleja que, a un mes del anuncio sólo se había utilizado el 2.4% de las pruebas rápidas distribuidas. Hasta ese momento las pruebas se habían hecho en sólo 22 de las 952 entidades que tiene registradas el Departamento de la Familia y ASSMCA.

Pero no es todo, esta semana el propio Departamento de Salud admite que sólo ha impactado 180 de esas 952 instituciones con 8,168 pruebas rápidas realizadas, lo que representa un 16.3%. El hecho de que a casi tres meses del anuncio no se haya utilizado ni siquiera el 20% de las pruebas destinadas a ese uso es un fracaso estrepitoso que presenta una enorme irresponsabilidad gubernamental. Al momento de escribir esta columna ya se reportó el primer brote de COVID-19 en un hogar de cuidado prolongado en Carolina, con 23 casos positivos y dos muertes. ¿Cuál es la razón de este pobre desempeño? El gobierno tiene que explicar porque ha fallado en proteger a la población más vulnerable a pesar de tener todos los recursos a su alcance. La incompetencia no los libera de su responsabilidad.



Source link

Share this post

scroll to top