Familias sin título de propiedad podrían tener que esperar un año para acceder al programa R3

r3-c64419b896ac1af2c7d933a80edfffbd-1200x800.jpg



Las familias que no cuentan con título de propiedad podrían tener que esperar, en algunos casos, hasta un año para poder beneficiarse del programa de Reparación, Reconstrucción y Reubicación (R3) de hogares, reconoció el secretario de la Vivienda, Luis Carlos Fernández Trinchet.

El titular de Vivienda señaló que algunas de estas instancias se resuelven “fácilmente”, cuando las personas cuentan con evidencia de titularidad, tales como facturas de agua o luz o la planilla de contribución sobre ingresos.

“Las que son más difíciles (ocurren) cuando hay situaciones de herederos, etcétera. (En esos casos) se transfiere a la persona al programa de autorización de títulos. Esa situación es probable que tome un mes o dos, algunas toman un año. Esas personas no pierden el derecho a que su casa se le trabaje. Sigue en turno, pero se sigue trabajando con las otras personas que estén dentro de la categoría”, manifestó Fernández Trinchet.

Hasta el 1 de junio, el Departamento de la Vivienda había informado que 2,099 personas habían sido transferidas a ese programa, conocido en inglés como “Title Clearance”. Un mes después, esa cifra se había elevado a 2,307, según datos provistos por la agencia.

El programa R3 cuenta con un presupuesto de poco más de $3,000 millones para atender las reparaciones, reconstrucciones o reubicaciones de hogares de familias afectadas por el huracán María. En pasadas semanas, a casi tres años del ciclón, es que se comenzaron los trabajos en las primeras viviendas bajo R3, que recibió 26,997 solicitudes antes de que se optara por cerrar el programa, en tanto se determina si los fondos asignados serán suficientes para cubrir todas las reclamaciones.

Fernández Trinchet ha indicado que se crearía una lista de espera con miras a incluir más participantes en caso de que una cantidad sustancial de solicitudes sean denegadas o el dinero presupuestado permita atender más familias. El secretario también ha mencionado la posibilidad de solicitar al Departamento federal de Vivienda (HUD) que fondos de desarrollo comunitario tras desastres (CDBG-DR) sean reasignados a otras categorías del mismo programa en función de la demanda.

En total, el programa CDBG-DR, para el cual el Congreso ha separado cerca de $20,000 millones, cuenta con 28 categorías, de las cuales el presupuesto más abultado corresponde a R3.

Para la evaluación de casos y el comienzo de trabajos de construcción, el Departamento de Vivienda estableció un orden que concede prioridades a familias que incluyan adultos mayores, personas con discapacidad física y que hayan sufrido daños mayores en sus hogares.

Por otro lado, Fernández Trinchet indicó que “algunas” personas han solicitado ser reubicadas. Sin embargo, el funcionario expresó mayor preocupación con los trabajos de mitigación de riesgos a nivel comunitario, un renglón que sería atendido con un paquete de $8,300 millones en fondos CDBG-DR que todavía no ha sido autorizado por HUD para su utilización en Puerto Rico.

El tema de cómo mitigar una comunidad completa es más complejo y toma mucho más tiempo. Tenemos el tercer paquete que el gobierno federal aprobó de $8,300 millones y es probable que algunos de esos casos (individuales) los trabajemos en ese tercer paquete y ahora les damos prioridad a estas categorías que hicimos”, dijo Fernández Trinchet durante una visita a un hogar que será reconstruido en Juncos.

La gobernadora Wanda Vázquez, el alcalde junqueño, Alfredo “Papo” Alejandro, el senador Miguel Laureano y el representante Ángel Peña también participaron del recorrido por el barrio Ceiba Sur de este pueblo.





Source link

Share this post

scroll to top